domingo, 22 de marzo de 2015

De mi estancia en "El Paraíso..."

No descubro nada nuevo, si cuento o analizo las innumerables ventajas de las que podemos disfrutar a día de hoy a través de las redes sociales. Podemos expresar lo que sentimos, podemos compartir intereses, podemos vender, comprar, cotillear, descubrir, aprender, enseñar...

De todo lo que nos aportan, hoy me voy a quedar con la parte mas humana de la historia. Independientemente de si usamos las redes sociales a modo personal o profesional, lo inevitable y a la vez extraordinario, es que vamos a conocer o a ponernos en contacto con personas que seguramente jamás hubiéramos conocido de otro modo.

Y en este punto es donde debo agradecerle a este blog, que me haya brindado la oportunidad de conocer a tanta gente como he conocido hasta hoy, y toda la que aún me ha de aportar en el futuro. Una de ellas mi amiga Idoia... Después de innumerables invitaciones a lo que ella y yo denominamos "El Paraíso" por fin me decidí a  hacerle una visita.

Abriendo paso entre el Valle de Tena y el Parque Nacional de Ordesa se llega a Gavín, un autentico paraíso al que las montañas de la zona abrazan como si no quisieran dejar escapar. Gavín es una localidad muy pequeñita, de apenas 100 habitantes, situada en el municipio de Biescas en la comarca del Alto Gállego y perteneciente a la provincia de Huesca.




Aquí en cada rincón se respira paz y tranquilidad. Llegar de una gran ciudad como Madrid y adentrarte en estos parajes es literalmente sentir que se para el mundo. Y efectivamente decidí que se parase unos días que yo me bajaba a disfrutarlo aquí. Y una de las cosas que inevitablemente no podía dejar de disfrutar era como no, de su gastronomía... 

En estos días se ha celebrado el 6º Concurso de tapas por el Alto Gállego organizada por la asociación de empresarios pirineos Alto Gállego. Diez paradas repartidas por toda la comarca con 27 propuestas de lo mas variado, donde han tenido cabida tanto apuestas por la cocina tradicional como otras mas modernas y atrevidas. Todo esto  hizo que concluyéramos la ruta con un muy buen sabor de boca y una confirmación de que en Aragón la gastronomía es patrimonio cultural.




Y hablando precisamente de modernidad y atrevimiento, no me quedó más remedio que decantarme por dos tapas que a mi criterio andaban mas que sobradas de de estos dos términos. Por un lado "Rompiendo tiestos" una tapa a base de muslos de pato presentada en un maceta de Manitol, y por otro "¿Dulce bocado?" unas tejas de peladillas con unos ingredientes que os aseguro que no dejaron indiferente absolutamente a nadie, de ahí que el nombre de la tapa se plantee como una incógnita.


"¿Dulce Bocado?"

"Rompiendo Tiestos"

El creador y artífice... Toño Rodriguez, nombrado el pasado año como mejor chef de Aragón, me contaba que le gusta definir su trabajo así: "Mi cocina tiene una base tradicional pero moderna al mismo tiempo. Diferente, llamativa, una cocina con la cual intento que la gente se divierta, interactúe con cada plato y por supuesto, con la que trato siempre de sorprender".

Y como atención súper especial Toño tuvo la generosidad de pasarme la receta de estas dos tapas. Hoy os dejo..."Rompiendo tiestos"."¿Dulce bocado?" con el permiso de su creador me la guardo para intentar hacerla en un próximo post. A ver que tal me sale!!!

RECETA DE "ROMPIENDO TIESTOS"

 Ingredientes:
  • 2 muslos de pato
  • 50 gr de boletus
  • Media cebolla
  • 50 gr de patata
  • 100 ml de salsa de soja
  • 1 litro de cerveza negra
  • 200 ml de de zumo de naranja
  • 100 gr de harina
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de harina de almendra
  • 50 gr de mantequilla
  • Pan Tramechini
  • 250 gr de Manitol
  • 1 litro de aceite de oliva virgen extra de la variedad cornicabra
  • Piñones
  • 1 rama de canela
  • Anis estrellado, romero, tomillo sal y pimienta
  • Brotes y flores frescas
  • Curry y chile en polvo

Preparación:

  1. Dejamos la noche anterior los muslos de pato marinando con la cerveza, el tomillo, el romero, la canela y el anís estrellado.
  2. Al día siguiente sacamos los muslos, los secamos bien y los confitamos con el aceite de oliva durante una hora y media.
  3. Una vez confitados, deshuesamos y picamos la carne muy menuda y reservamos.
  4. Sofreímos la media cebolla, los boletus y añadimos el pato picado, damos un hervor y reservamos.
  5. Para la salsa, hacemos un caramelo con el azúcar , añadimos la cerveza con la que hemos marinado el pato y dejamos reducir 3/4. Añadimos el zumo de naranja y dejamos reducir nuevamente a la mitad.
  6. Para las macetas, fundimos el manitol junto con un poco de colorante marrón, una pizca de curry y otra de polvo de chile rojo. (En este caso la forma de maceta obviamente se consiguió con un molde pero podemos hacerlo con cualquier otro molde del que dispongamos). Rellenamos los moldes y desmoldamos.
  7. Para la tierra, mezclamos las harinas y la mantequilla junto con el zumo de naranja, extendemos en un tapete de silicona y secamos al horno a 160º durante 10 minutos, una vez horneado, lo trituramos.
  8. Pelamos y cortamos la patata en tiras muy finitas y las metemos en una bolsa de vacío junto con la salsa de soja, de este modo realizamos la Osmosis. Lo dejamos durante aproximadamente 2 horas, a continuación escurrimos, calentamos en una sartén y la salteamos.
  9. Tostamos los piñones en el horno y reservamos.
  10. Para las flores, estiramos el pan de Tramezzini y con la ayuda de un corta pastas damos forma a las flores, horneamos a 150º durante 20 minutos.
  11. Para la presentación, rellenamos a capas. Primero el fondo de la maceta, con la patata, a continuación con el pato y el boletus, 3 piñones, un poco de salsa de naranja y cerveza, la tierra y acabamos decorando con las flores los brotes y la flor de pan.


Y hasta aquí esta crónica de mi estancia por Tierras aragonesas, me marcho con un estupendo sabor de boca en todos los sentidos y esperando volver pronto, muy pronto...


miércoles, 31 de diciembre de 2014

FELIZ 2015!!

Mi 2014 acaba a la carrera y no sabéis de que manera, casi enterrada entre encargos me acabo de dar cuenta que llevo días horneando para otros y ¡¡¡En mi casa esta noche aún no hay postreeee!!!

Me han quedado pendientes algunos de los posts de la serie #cupcakesXnavidad , pero no me daba la vida para mas. Eso si, os prometo que aunque sea en Agosto os pongo Cupcakes de Roscón de Reyes...

Y ahora si, entre preparativos canapés y encargos de última hora me paso por aquí para desearos un Feliz Año nuevo. Que este 2015 venga cargado de lo mejor para todos y cada uno de vosotros.

¡¡¡ Que consigáis vuestros sueños o por lo menos acercaros mas a ellos, y que podamos disfrutar de todo ello juntos!!!


BESOS MIL Y...




lunes, 22 de diciembre de 2014

Cupcakes de jengibre con frosting de canela... Y más jengibre en las galletas!! #cupcakesXnavidad 2ª parte.

Pack de 12 wrappers disponibles aquí y en The shop

Pues metida ya de lleno en este pequeño maratón cupkeriano-navideño que me he propuesto para estas navidades, hoy os traigo la segunda receta de #cupcakesXnavidad, que en este caso es doble, cupcakes y galletas.

En esta ocasión me he decidido por algo que tenía muchas ganas de probar. El hecho de que la receta contenga melaza o miel  de azúcar de caña me echaba un poco para atrás. Por norma general no soy muy amante de mieles, mermeladas y similares y no tenía muy claro que el resultado fuera del todo de mi agrado.

Para los que no hayáis probado nunca la melaza, y si tuviera que describiros el sabor, os podría decir que tiene un sabor ligeramente parecido al regaliz y con un regusto algo amargo. El caso es que así descrito, no resulta muy apetecible, pero lo cierto es que en estas dos recetas, da como resultado un sabor muy interesante, a los cupcakes le aporta mucha jugosidad y a las galletas un sabor que a mi personalmente me ha encantado. Ricas, muuuuy ricas...

Pack de 12 wrappers disponibles aquí y en The Shop

CUPCAKES DE JENGIBRE (Receta adaptada de Martha Stewart)

Ingredientes: (Aprox 16 cupcakes)

  • 280 gr de harina
  • 140 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 180 gr de melaza
  • 120 gr de mantequilla
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 taza de agua hirviendo
  • 2 cucharadas de jengibre
  • 1/2 cucharadita de clavo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de canela
  • 2 cucharaditas  de levadura 

Preparación:

  1. Comenzamos precalentando el horno a 180º
  2. Llevamos a ebullición el agua y cuando hierva, le añadimos el bicarbonato. La reservamos.
  3. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa y a continuación añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla esponjosa.
  4. Añadimos los huevos de uno en uno hasta que queden integrados.
  5. Ahora es el momento de agregar la melaza y el agua con el bicarbonato, lo mezclamos todo bien.
  6. Tamizamos la harina, la levadura, la sal y las especias y se la añadimos. Batimos o mezclamos hasta que quede todo integrado.
  7. Ponemos las cápsulas de los cupcakes en la bandeja y rellenamos. Siempre teniendo en cuenta no llenar hasta arriba para evitar "desbordamientos fatídicos"
  8. Horneamos a 170º/180º durante aproximadamente 22 min o hasta que al pinchar el palillo salga limpio. Aquí os contaba lo del tema "tema palillo".
  9. Sacamos del horno y dejamos enfriar 10min en la bandeja y a continuación los pasamos a una rejilla.


FROSTING DE CANELA


Ingredientes:

  • 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar glass
  • 200 gr de queso crema tipo Philadelphia.
  • 1cucharadita de canela en polvo
  • Un poco ma de canela para espolvorear.

Preparación:

  1. Batimos la mantequilla.
  2. Cuando la veamos cremosa añadimos el azúcar glass tamizado. Batimos durante unos minutos hasta que consigamos una textura como de helado.
  3. Incorporamos la canela en polvo y batimos.
  4. Añadimos el queso crema bien frío y batimos simplemente hasta que se integre y a velocidad lenta.
  5. Decoramos los cupcakes de jengibre con nuestra crema y espolvoreamos con canela.
Pack de 12 wrappers disponibles aquí y en The Shop


GALLETAS DE JENGIBRE: (Muchas, me salieron muchas, no sabría deciros cuantas y me temo que para contarlas ya es tarde, lo que hice fue hornear la mitad de la masa y el resto la tengo congelada) 


Ingredientes:

  • 650 gr de harina de trigo
  • 125 gr de azúcar blanquilla
  • 125 gr de azúcar moreno
  • 250 gr de mantequilla sin sal
  • 1 huevo L
  • 200 gr de melaza
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 de cucharadita de sal

Preparación:

  1. Comenzamos tamizando la harina, el jengibre, el bicarbonato, la nuez moscada, la canela y la sal. Reservamos.
  2. Batimos la mantequilla a temperatura ambiente junto con los dos tipos de azúcar hasta integrar bien y conseguir una mezcla esponjosa.
  3. Añadimos el huevo y batimos a velocidad baja hasta que se mezcle.
  4. Incorporamos la melaza y batimos.
  5. Y por último añadimos la harina que hemos tamizado previamente con los demás ingredientes. La vamos incorporando como en 3 o 4 veces, es decir, añadimos batimos, añadimos batimos y así hasta tenerla toda integrada. En principio la cantidad de harina empleada es la adecuada, pero si veis que la masa se os empieza a secar en exceso parad de añadir harina. Estamos hablando a lo mejor de dejar de añadir 50 gr a lo sumo. Y si es al contrario, es decir que notáis que la masa después de haber añadido toda la harina, se os queda pegajosa, pues añadiréis un poco mas hasta conseguir nuestro fin, que es una masa firme que se separa facilmente de las paredes del bol y que no se nos queda pegada en las manos.
  6. Hacemos una bola con la masa y la dividimos en 4 partes.
  7. Con cada una de estas partes actuaremos de la siguiente manera: Hacemos una bola y colocamos sobre papel de horno, ponemos otro trozo de papel de horno y con un rodillo extendemos hasta conseguir un grosor de unos 0,5 cm. Yo para las galletas tengo un rodillo especial de madera con alturas ajustables, de esta manera os aseguráis que el grosor de vuestras galletas sea uniforme y perfecto. Estos rodillos no son precisamente económicos pero son de esas compras en las que merece la pena invertir un poquito mas.
  8. Una vez hecho esto con las cuatro partes, enfriamos en la nevera durante al menos 2 horas.
  9. Cuando la masa haya enfriado,con nuestros cortadores elegidos, cortamos para dar forma a nuestras galletas.
  10. En la bandeja de horno colocamos lo que utilicéis normalmente para hornear galletas, yo uso un tapete de silicona, podéis usar también perfectamente papel de horno. Ponemos las galletas dejando un par de centímetros entre una y otra.
  11. En este punto lo ideal es volver a meter las galletas cortadas unos 15/20 min mas en la nevera para que no pierdan la forma.
  12. Horneamos a 200º durante aproximadamente 6/7 min para las estrellas medianas y el hombrecillo de jengibre, y unos 5 min para las estrellas pequeñas. En este punto os recomiendo estar pendientes de controlar el tiempo, ya que un solo min de exceso de horneado os puede dar como resultado unas galletas duras como piedritas. Hay un truco que a mi me funciona muy bien, y es sacarlas en cuanto noto que los extremos de la galleta empiezan a dorarse ligeramente, obviamente este truco, con las galletas de chocolate, es poco efectivo.
Con los recortes que os sobren podéis proceder igual, hacéis bolita, extendéis, enfriáis, cortáis, horneáis y zampáis. Cuenta una leyenda, que este proceso solo se puede repetir o es recomendable repetir dos veces. Si que es cierto que a partir de la tercera vez, la galleta no queda tan lisita y esto puede ser importante si son galletas que vais a usar para decorar posteriormente con glasa o fondant. Pero yo jamás de los jamases he tirado masa, igual no salen tan requeteferfectas como la primera vez, pero están exactamente igual de ricas,¡¡ Aquí no se tira nada, faltaría mas!!!

Pack de wrappers disponibles aquí y en The Shop

¡¡¡ Espero qué disfrutéis mucho de esta receta, besazooos mil !!!



martes, 16 de diciembre de 2014

CUPCAKE DE TURRÓN CON CROCANTI DE ALMENDRAS #CupcakeXnavidad Nº1.


Hoy en The Sweet Caravan, comenzamos la temporada navideña. Algo tarde si, pero es que eso de empezar a celebrarlo desde el día 1 de noviembre a mi, como que me da pereza, mas que nada porque si comenzamos a ingerir delicias navideñas en tan tempranas fechas corremos el riesgo de llegar al 25 de diciembre con sobredosis de peladillas  y hasta las cejas de turrón duro.

Bueno sobredosis de peladillas complicado ¿Conocéis realmente a alguien que se las coma? En realidad creo que aún se siguen fabricando porque "tienen que estar" es como la fruta escarchada del roscón que casi todo el mundo aparta pero que "tiene que estar". No me digáis que no os sorprendería ver una bandeja de estas típicas que preparan nuestras madres por estas fechas, sin peladillas. Reconozcámoslo esa bandeja no sería lo mismo...

El caso es que pensando en recetas para el blog, me apetecía un montón hacer cosas tradicionales, de toda la vida, pero sin peladillas. Así que se me ocurrió basarme en ingredientes o sabores típicos de estas fechas y hacerlos cupcakes. Lo reconozco, yo soy de esas que los sigue amando profundamente. Así que hoy os traigo la primera de ellas.

No soy una fan apasionada de los turrones, solo de uno... El turrón blando. Así que mi primer #CupcakeXnavidad es este:


CUPCAKE DE VAINILLA Y AOVE  CON TURRÓN AL CROCANTI DE ALMENDRAS

Para este cupcake he elegido una receta básica pero muy rica que aprendimos a hacer en el curso de Cupcakes para Comer de La Tallerería y  Belén de Cupcakes a Gogó. Es una receta hecha con AOVE (aceite de oliva virgen extra) me encantan los cupcakes hechos con aceite. Si a vosotros no es gusta como queda el sabor, siempre podéis sustituirlo por uno de girasol. Os recomiendo que los probéis si aún no lo habéis hecho, el AOVE le da una esponjosidad y un sabor inigualable.


Ingredientes del Cupcake: ( Receta para 8/10 cupcakes aprox)

  • 100gr de harina tipo Bizcochona ( Es este tipo de harina que lleva la levadura ya incorporada)
  • 120 gr de azúcar 
  • 80 gr de AOVE suave.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 2 huevos L
  • 20 gr de leche
  • 100gr de turrón blando o Jijona troceadito.

Preparación:

  1. Comenzamos batiendo el aceite junto con el azúcar hasta que queden los dos ingredientes bien integrados.
  2. Añadimos los huevos, de uno en uno.
  3. Agregamos la vainilla en pasta.
  4. Y por último incorporamos la harina y leche. La harina la tamizamos primero, y la leche se la añadimos entre tanda y tanda de harina. Es decir, añadimos la mitad de la harina tamizada, la leche, y el resto de la harina.
  5. Rellenamos nuestras cápsulas de cupcakes y añadimos los trocitos de turrón.
  6. Horneamos a 170º durante aprox 22 mn o hasta que al pinchar con un palillo nos salga seco. Un apunte respecto al "tema palillo". No es lo mismo que el palillo salga seco a que salga limpio, es decir, no tenéis que esperar a que el palillo salga totalmente limpio sin rastro de migas, porque si esperáis hasta ese momento el cupcake tendrá un exceso de horneado y por lo tanto el resultado será un cupcake seco. Lo que tenemos que comprobar es que no salga con restos de masa húmeda.

Ingredientes para el frosting de turrón:


  • 150gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 225 gr de azúcar glass tamizada
  • 150gr de queso crema tipo Philadelphia.
  • 75gr de pasta de turrón (Yo la hice casera, calentando 20gr de nata líquida y añadiéndole el turrón en trocitos. Enfriamos en frigorífico y una vez frío es cuando se añade al frosting) También podéis usar pasta de turrón como la de Home Chef o como la de la marca Antiu Xixona.
  • Crocanti de almendras

Preparación:

  1. Batimos la mantequilla.
  2. Cuando la veamos cremosa añadimos el azúcar glass tamizado. Batimos durante unos minutos hasta que consigamos una textura como de helado.
  3. Agregamos la pasta de turrón y batimos.
  4. Añadimos el queso crema bien frío y batimos simplemente hasta que se integre y a velocidad lenta. ( Aquí os lo explico detenidamente)
  5. Y ya tenemos listo nuestro frosting para decorar los cupcakes.
  6. Le ponemos el crocranti por encima, un wrapper festivo-navideño como los de las fotos y a disfrutar!!

Y vosotros contadme, ¿Cuál es vuestro sabor preferido de la navidad? ¿Sois más de mantecados, o de turrones?
 ¡¡Y que levante la mano quién se coma las peladillas!!

lunes, 24 de noviembre de 2014

Cómo hacer Snickerdoodles.

Snickerdoodles...Si yo hubiera nacido galleta desearía haberme llamado, Snickerdoodle.


Ser galleta y llamarte Snickerdoodle es como ser fruta y llamarte "Maracuyá" o como ser una sandía y que te apoden "Fashion" o como ser una nuez y que todo el mundo diga que "eres de Macadamia" o como ser un espárrago y que te digan que estas "cojonudo".
Wooow SNI-CKER-DOO-DLES !!!

En realidad no se sabe exactamente el origen de estas galletas y el porqué de su nombre. Existen varias teorías al respecto, desde un posible origen germánico, hasta la anécdota de un héroe de principios del siglo XX llamado Snickerdoodle, pasando por una una tradición de bautizar a las galletas con nombres divertidos allá por Nueva Inglaterra...

En su receta original además de otros ingredientes se hacen con cremor tártaro y bicarbonato de sodio, aunque vais a encontrar recetas más modernas en las cuales se sustituyen estos ingredientes por levadura química. La receta que hoy os traigo es la original, no he probado la versión con levadura así que no puedo valorar o decantarme por una u otra receta. Si vosotr@s lo habéis hecho, contadme con cual os quedáis.

Son muy fáciles de hacer, os aseguro que no vais a tener ninguna complicación a la hora de poneros manos a la obra con esta receta. Por ponerle algún "pero", quizás algunos no tengáis cremor tártaro o no sepáis donde conseguirlo. Es fácil encontrarlo en tiendas especializadas en productos para repostería e incluso en grandes superficies comerciales.

Las Snickerdoodles pueden ser crujientes  o esponjosas y blanditas, todo depende de como os gusten y el tiempo de horneado. Si os gustan crujientes bastará con que después de darle forma de bolita y una vez colocadas en la bandeja de horno, las aplastéis con el culo de un vaso hasta darles el grosor que deseéis. Yo por ejemplo en esta receta probé de las dos formas, a dejar las bolitas tal cual y a aplastarlas, y la verdad es que me gustan mucho mas de la primera manera, así quedan mas gorditas y tiernas, casi como bizcochitos por el centro.

En cualquiera de los dos casos el resultado va a ser unas galletas deliciosas con un sabor a canela increíble y de las cuales os va a ser realmente difícil comeros solo una. ¡¡¡Avisad@s quedáis!!!

SNICKERDOODLES

Ingredientes:
  • 225gr de mantequilla
  • 250gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 375gr de harina
  • 2 cucharaditas de vainilla
  •  1 cucharadita de Cremor Tártaro.
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal

Para rebozar las Snickerdoodles:
Haremos una mezcla con la siguiente proporción: 2 cucharadas de canela por 3 de azúcar.

Preparación:
  1. Comenzamos precalentando el horno a 180ºC
  2. En un bol tamizamos los siguientes ingredientes, harina, cremor tártaro, bicarbonato, nuez moscada y sal.
  3. Aparte batimos el azúcar y la mantequilla hasta que quede cremoso.
  4. Añadimos los huevos, ya sabéis, de uno en uno, y no añadir el segundo hasta que no se haya integrado el primero. Añadimos también la vainilla.
  5. Ahora es el  momento de comenzar a añadir la harina que antes habíamos tamizado junto con el resto de los ingredientes. Vamos añadiendo poco a poco hasta tenerla también integrada.
  6. En un recipiente mezclamos la canela y la harina.
  7. Empezamos a dar forma a las Snickerdoodles, cogemos pequeñas cantidades de masa, del tamaña de una nuez, mas o menos y les damos con las manos forma de bolita.
  8. Las pasamos por la mezcla de harina y canela.
  9. Colocamos papel de hornear en la bandeja de horno, o lo que uséis en estos casos, y vamos colocando las bolitas de masa. Aseguraos de dejar espacio entre unas y otras para que cuando crezcan en el horno no se os queden pegadas.
  10. Aplastamos ligeramente las bolitas con la parte trasera de un vaso y si preferís directamente con la mano.
  11. Las horneamos durante 15 min mas o menos.
  12. Una vez horneadas las sacamos del horno y dejamos enfriar un poco sobre la bandeja, ya que en este punto estarán tan tiernas que si las movéis probablemente se os rompan.

P/D: Ojo con dejarlas al alcance de aves de rapiña, como novios, maridos, churris, caris, vidas, amores y similares. El mío prometió llevarlas a la oficina. Promesas, promesas, promesas...Nunca pasaron de la puerta.